Transmisión de Enfermedades

La transmisión de infecciones en el hospital requieren de 3 elementos: una fuente de microorganismos infectantes, un huésped susceptible y una vía de transmisión del microorganismo.

Fuente: http://www.intramed.net

El CDC (Centres for Disease Control) ha clasificado los aislamientos hospitalarios por enfermedades, categorías o vías de transmisión.

En 1970 publicó el 1º Manual donde agrupó las patologías en categorías que tenían características comunes en su transmisión y en el manejo. Los agrupó en 7 categorías específicas. Luego hubo otras actualizaciones en 1975 y 1978, que incluían al aislamiento de protección.

En 1983, el CDC realizó grandes cambios, el manual pasó a ser guía de recomendaciones y forma parte de la serie de "Guías para la Prevención y Control de las Infecciones Hospitalarias".

En 1985 el CDC publicó recomendaciones para prevenir la transmisión de HIV en el lugar de trabajo. En 1987, las guías eran de aplicación para sangre y fluidos corporales y se debían utilizar en todos los pacientes. Se nombraron como "Precauciones Universales", y en 1988 las actualiza.

Las nuevas Guías del CDC se publicaron en 1994, contienen tres cambios importantes respecto a las recomendaciones previas. El primero es que las Precauciones Standard combinan los aspectos más importantes de las Precauciones Universales y el Aislamiento de Sustancias Corporales. Estas precauciones son aplicadas a todos los pacientes o infección conocida. Las precauciones Standard se aplican a la sangre, todos los fluidos corporales, secreciones y excreciones del cuerpo, contengan sangre o no.

 

El segundo cambio es que las viejas categorías previas de aislamiento y las precauciones de enfermedad específica, son reemplazadas por tres tipos de precauciones basadas en la transmisión. Están basadas en la ruta de transmisión de pacientes infectados o colonizados, conocidos o sospechados de patógenos altamente transmisibles o epidemiológicamente importantes que se transmiten por vía aérea o transmisión por gotas o contacto con la piel sana o superficies contaminadas..

 

El tercer cambio, las guías enumeran síndromes específicos en pacientes adultos o pediátricos que están sospechados de infección, e indica que precauciones usar en forma empírica a la espera del diagnóstico definitivo.

Epidemiología y transmisión:

La transmisión de infecciones en el hospital requieren de 3 elementos: una fuente de microorganismos infectantes, un huésped susceptible y una vía de transmisión del microorganismo.

Fuente de infección:

Las fuentes humanas de microorganismos infectantes dentro de un hospital pueden ser los pacientes, el personal y, en ocasiones, las visitas Pueden incluir personas con enfermedad aguda, período de incubación de la enfermedad, personas que son portadoras crónicas de un agente infeccioso o personas que están colonizadas por un agente infeccioso pero no tienen enfermedad aparente. Otras fuentes de microorganismos infectantes pueden ser la propia flora endógena de los pacientes, la cual puede ser difícil de controlar, y objetos ambientales inanimados que pueden contaminarse, incluyendo equipos y medicaciones.

Huésped

La resistencia a los microorganismos patógenos entre las personas varía enormemente. Algunas personas pueden ser inmunes a la infección y ser capaces de resistir la colonización por un agente infeccioso; otros, expuestos al mismo agente, pueden establecer una relación de comensalismo con el microorganismo infectante y convertirse en "portadores asintomático; otros, en cambio, pueden desarrollar una enfermedad clínica. Factores del huésped tales como edad; enfermedades subyacentes; ciertos tratamientos con antimicrobianos, corticoides u otras drogas inmunosupresoras; irradiación y ruptura de los mecanismos de defensa de primera línea causados por factores tales corno cirugía, anestesia, y catéteres intravasculares o urinarios pueden volver a los pacientes más susceptibles a la infección.

Transmisión

 

Los microorganismos son transmitidos en los hospitales por varias rutas, y algunos pueden transmitirse por mas de una ruta. Existen 5 rutas principales de transmisión: contacto, gotas, vía aérea, vehículos comunes y vectores. Para el propósito hospitalario los vehículos comunes y los vectores se comentaran brevemente ya que ninguno tiene un rol significativo en las infecciones hospitalarias típicas.

1)Transmisión de contacto: el más importante y frecuente modo de transmisión de infecciones hospitalarias, se divide en 2 subgrupos: transmisión de contacto directo y transmisión de contacto indirecto. La transmisión de contacto directo involucra el contacto de una superficie corporal con otra superficie corporal permitiendo la transferencia física de microorganismos entre un huésped susceptible y una persona colonizada o infectada, tal como ocurre cuando una persona rota, baña o realiza otras tareas de atención a un paciente. Este tipo de transmisión también puede ocurrir entre dos pacientes, uno de los cuales actúa como fuente del microorganismo y el otro como huésped susceptible.

La transmisión de contacto indirecto involucra el contacto de un huésped susceptible con un objeto intermediario contaminado, habitualmente inanimado, tales como instrumental contaminado, agujas, gasas y otros elementos de tela, o las manos contaminadas que no se han lavado así como los guantes que no se han cambiado entre los pacientes.

2)Transmisión por gotas: teóricamente, es una forma de transmisión de contacto. Sin embargo, el mecanismo de transferencia de los patógenos al huésped es bastante distinto de la transmisión de contacto directa o indirecta. Las gotas son generadas desde una persona fuente primariamente durante la tos, el estornudo, y el habla, y durante la realización de determinados procedimientos tales como aspiración y broncoscopía. La transmisión ocurre cuando las gotas generadas por la persona infectada y que contienen microorganismos son propaladas a una corta distancia y son depositadas en las conjuntivas, mucosa nasal, o boca del huésped. Debido a que las gotas no quedan suspendidas en el aire, no se requiere un manejo especial del aire y la ventilación para prevenir la transmisión por gotas; esto es, la transmisión por gotas no debe confundirse con la transmisión por la vía aérea.

3)Transmisión por la vía aérea: ocurre tanto por diseminación de núcleos de gotas generadas en la vía aérea (residuos particulados pequeños [tamaño < 5µm] de gotas evaporadas que contienen microorganismos y que permanecen suspendidas en el aire por largos periodos de tiempo) o partículas de polvo que contienen microorganismos infectantes). Los microorganismos transportados de esta manera pueden dispersarse ampliamente por corrientes de aire y pueden ser inhalados por un huésped susceptible dentro de la misma habitación o a través de distancias mayores desde un paciente fuente dependiendo de factores ambientales; por lo tanto se requieren medidas especiales de manejo del aire y la ventilación para prevenir la transmisión por la vía aérea. Los microorganismos transmitidos de esta manera incluyen Mycobacterium tuberculosis y los virus de la rubéola, sarampión y varicela.

4)Transmisión por vehículos comunes: se aplica a microorganismos por elementos contaminados tales como comida, agua, medicamentos, dispositivos y, equipos.

5)Transmisión por vectores: ocurre cuando vectores (mosquitos, moscas, ratas y otros) transmiten microorganismos; esta ruta de transmisi6n es de menor importancia en los hospitales en la medida que se desinsectice y desratice la institución semestralmente.

Las precauciones de transmisión están diseñadas para prevenir en los hospitales la adquisición de infecciones a través de estas rutas. Debido a que los agentes y los factores del huésped son más difíciles de controlar, la interrupción de la transferencia de microorganismos está dirigida primariamente a la transmisión.

Precauciones standard

 

Combinan los principales aspectos de la Precauciones Universales (diseñadas para reducir el riesgo de infección por patógenos transmisibles por la sangre) y el Aislamiento de Sustancias Corporales (diseñadas para reducir el riesgo de transmisión de patógenos desde las sustancias orgánicas húmedas).

Se aplican a todos los pacientes internados, independientemente de su diagnóstico y presunto estado de infección. Se aplican a: 1) sangre. 2) todos los fluidos orgánicos, secreciones y excreciones excepto el sudor, contengan o no sangre visible. 3) piel no intacta y 4) membranas mucosas.Las precauciones standard (PS) están diseñadas para reducir el riesgo de transmisión de microorganismos de fuentes reconocidas o no de infecciones nosocomiales.

Medidas

· Lavado de manos con jabón común o antiséptico.

· Uso de guantes en contacto con sangre, fluidos o elementos contaminados. Lavar las manos antes y al retirar los guantes.

· Uso de máscara y protección ocular para protección de ojos, nariz y boca, durante actividades que puedan generar salpicaduras de sangre o fluidos corporales.

· Uso de camisolín para proteger piel y ropa.

· Equipo reusable debe limpiarse y desinfectarse o esterilizarse antes de ser usado con otro paciente.

· Asegurar la adecuada limpieza y desinfección del medio ambiente.

· Manipular las sábanas de modo tal que se evite la contaminación del medio ambiente.

· Los elementos cortopunzantes descartarlos en descartadores resistentes y evitar encapuchado de agujas

Precauciones basadas en el mecanismo de la transmisión

Se utilizan en pacientes que tienen diagnóstico o sospecha de infección por microorganismos altamente transmisibles o epidemiológicamente importantes, y para los cuales se necesitan medidas adicionales a las precauciones Standard.

Tener en cuenta los 3 mecanismos de transmisión que son: vía aérea, gotas y contacto.

Precauciones de la vía aérea (reducen el riesgo de transmisión por la vía aérea).

Son gotas pequeñas, menores a 5 micras suspendidas en el aire o por partículas de polvo que contienen al microorganismo infectante. Se dispersan fácilmente por corrientes de aire. Pueden ser inhaladas por huésped susceptible que esté en la misma habitación o en un área que comparta la circulación de aire. Ej. tuberculosis, varicela, sarampión. Se requiere un manejo especial del aire y la ventilación.

El paciente debe ser puesto en habitación individual, con puerta cerrada que tenga: 1) presión de aire negativa en relación con las áreas que la rodean. Monitorizada. 2) 6 a 12 cambios de aire por hora. 3) descarga directa de aire al exterior o filtrado de alta eficiencia de la habitación monitorizada, antes de que el aire circule a otras áreas del hospital. 4) desconexión del aire acondicionado central en las habitaciones que lo tuvieran.

Transporte del paciente. El paciente solo puede dejar la habitación por motivos esenciales. En caso de traslado colocarle máscara con filtro.

Protección respiratoria. (barbijo con filtro)

Debe ser usado cuando se ingresa a la habitación, esté o no confirmado el diagnóstico. Las personas susceptibles no debieran entrar a la habitación de pacientes con sarampión o varicela conocida o sospechada, si se dispone de otros agentes de salud inmunes. De tener que ingresar deben colocarse máscaras con filtro.

Restricción de visitas. Efectuar restricción de horario para visitantes sin exposición previa, niños y embarazadas e implementar las mismas medidas de protección que con el personal.

Precauciones por gota (reducen el riesgo de transmisión a través de gotas de al cavidad nasal, bucal y vías respiratorias).

La transmisión se hace a través de gotas > a 5 micras de una persona infectada que tiene contacto con las membranas mucosa de la nariz, boca y conjuntivas de un huésped susceptible.

Son gotas que se generan a partir de hablar, toser o estornudar y durante procedimientos que involucren la vía aérea. Ej. aspiración, broncoscopía.

Se diferencia de la transmisión de la vía aérea, en que necesita un contacto cercano (menos de 1 metro) entre la persona infectada y la susceptible. Por otra parte, las gotas no permanecen suspendidas en el aire y viajan cortas distancias. Ej. meningitis (por meningococo, pneumococo), neumonía (por neumococo resistente), Pertusis, faringitis estreptocóccica, influenza o parvovirus (éste último en pacientes con crisis aplásica o infección crónica). Estos pacientes deben estar en habitación individual o en cohorte (pacientes con igual germen). En caso que ninguna de las dos sea posible, se deben internar respetando que se mantenga un radio mayor a 1 metro de separación del resto de los pacientes y de los visitantes.

En caso de traslado, el paciente debe colocarse barbijo. De aislarlo en habitación individual, usar barbijo al ingreso cuando se trabaje a menos de 1 metro. No requiere manejo especial del aire y la ventilación, y la habitación puede tener la puerta abierta.

Precauciones de contacto (reducen el riesgo de transmisión de patógenos epidemiológicamente importantes por contacto directo e indirecto).

El contacto directo implica el contacto piel a piel y la transferencia física de microorganismos hacia un huésped susceptible desde una persona infectada o colonizada, tal como ocurre cuando un paciente es rotado en su cama por el personal, se baña a un paciente o se realiza cualquier otra actividad de cuidado que requiere contacto físico.

El contacto directo también puede ocurrir entre 2 pacientes (Ej. contacto de las manos). El contacto indirecto implica el contacto de un huésped susceptible con un objeto intermediario contaminado, habitualmente inanimado, que se encuentra en l ambiente del paciente. Las precauciones de contacto se aplican a pacientes infectados o colonizados o sospechados de estarlo con microorganismos epidemiológicamente importantes, que pueden transmitirse por contacto indirecto o directo.

De ser posible, el paciente debe ser ubicado en habitación individual o cohorte.

Utilizar guantes como barrera ante el contacto con sangre y sustancias corporales. Se deben retirar luego del contacto con material infectivo con alta concentración de microorganismos (Ej. heces, secreciones) y lavarse las manos inmediatamente usando un jabón antiséptico (sacarse los guantes antes de abandonar el ambiente del paciente). Después de la remoción de los guantes y el lavado de manos o utilización de gel alcohólico, asegurarse que las manos no toquen superficies o elementos potencialmente contaminados.

El uso de camisolines. Deben ser limpios, no estériles, si se prevee contacto cerrado con el paciente y medio ambiente o en aquellos que tengan incontinencia de esfínteres, o si tienen drenado de secreciones de heridas que no son contenidas por las curaciones. Se debe quitar el camisolín antes de abandonar la habitación. Después de sacárselo, asegurarse que la ropa no toque superficies potencialmente contaminadas para evitar la transferencia de microorganismos a otros pacientes o ambientes.

Transporte del paciente. Limitar el movimiento y traslado a propósitos esenciales. Si se traslada, asegurarse que continúan las precauciones durante el traslado y destino.

Elementos usados por el paciente. Evitar compartirlos entre pacientes. Si el uso común es inevitable, limpiarlo y desinfectarlo meticulosamente antes de usarlos con otro paciente.

Importante: Higiene y desinfección de la unidad del paciente.

Enfermedades transmitidas por contacto. Infecciones o colonizaciones por gérmenes multiresistentes, colitis por clostridium difficile, shigella, hepatitis A, rotavirus, virus sincicial respiratorio, parainfluenza o enterovirus, infecciones de la piel, sarna, impétigo, zoster diseminado, pediculosis, difteria cutánea, conjuntivitis viral / hemorrágica, infecciones virales hemorrágicas (Ebola, Lassa, Marburg) etc.

Aislamientos en pediatría y neonatología

 

Transmisión hospitalaria de virus respiratorios en unidades de pediatría y neonatología:

· La transmisión de virus respiratorios es estacional.

· Durante el invierno los pacientes pediátricos pueden adquirir estas enfermedades y existe la posibilidad de transmisión al personal de la salud y entre pacientes.

Los virus respiratorios más frecuentes son:

1. Virus de la influenza

Período de incubación: 1 a 7 días, con un promedio de 2 a 3 días.

Período de contagio: desde el comienzo de los síntomas hasta 7 días. Los primeros 3 días son los de mayor contagio.

Si el paciente continúa con síntomas después de los 7 días se mantienen las medidas de aislamiento.

Tipo de aislamiento:

Precauciones de contacto más contacto respiratorio

Elementos de barrera:

-Barbijo quirúrgico descartable entre cada uso.

-Uso de guantes para el contacto con secreciones respiratorias.

-Uso de delantal o camisolín en contacto con el paciente.

-Lavado de manos con solución alcohólica después de retirarse los guantes y el delantal.

-Elementos individuales y estériles para la atención del paciente y fundamentalmente para la terapia respiratoria.

2. Virus sincicial respiratorio (VSR)

Es más común en pacientes menores de 2 años. La frecuencia de la enfermedad en el invierno comprende el 45% de las admisiones de los pacientes con afecciones respiratorias.

Todas las personas son susceptibles a adquirir la enfermedad. La enfermedad no deja inmunidad duradera. Pueden ocurrir reinfecciones.

Período de contagio: 6 a 7 días y hasta 21 días si continúan los síntomas.

El virus sobrevive en el medio ambiente durante días.

La transmisión es fundamentalmente por las manos del personal contaminadas con secreciones de ojos y nariz del paciente.

El riesgo de contagio aumenta mientras el paciente permanece internado. Durante el invierno hasta un 50% del personal de salud que trabaja en pediatría se infecta si no se cumplen con las medidas de prevención.

Medidas de aislamiento:

Precauciones de contacto

Elementos de barrera:

-Uso de guantes para el contacto con secreciones respiratorias.

-Uso de delantal o camisolín.

-Lavado de manos con solución alcohólica, después de retirarse los guantes y el delantal.

-Elementos individuales y estériles para la atención del paciente y fundamentalmente para la terapia respiratoria.

-No hay vacuna efectiva.

3. Adenovirus

Período de incubación: 2 a 14 días.

Período de contagio: Hasta 14 días desde el comienzo de los síntomas.

La inhalación de pequeñas dosis de virus pueden causar enfermedad.

Se puede infectar el personal y los pacientes.

En los niños se ha demostrado transmisión fecal - oral.

Se manifiesta con conjuntivitis y faringitis, y el virus se encuentra en secreciones conjuntivales, nasales y gotitas de flugge.

La transmisión es fundamentalmente por contacto directo, por medio de las manos contaminadas con el virus o bien indirecto por medio de elementos de atención utilizados con el paciente como termómetros, soluciones e instrumental oftálmico, elementos de terapia respiratoria.

El virus sobrevive en superficies del medio ambiente hasta 6 días.

Medidas de aislamiento:

Precauciones de contacto mas contacto respiratorio

Elementos de barrera:

-Barbijo quirúrgico descartable entre cada uso.

-Uso de guantes para el contacto con secreciones respiratorias.

-Uso de delantal o camisolín.

-Lavado de manos con solución alcohólica, después de retirarse los guantes y el delantal.

-Elementos individuales y estériles para la atención del paciente y fundamentalmente para la terapia respiratoria.

 

Bibliografía

C. D. C. Guidelines for Isolation Precautions in Hospitals 1996

Abrutyn E. Saunders Infection Control. Reference 2 nd Ed. 2001.

Beekman, S. Controversies in Isolation Policies and Practices. C: 6 Wenzel. Prevention and Control of Nosocomial Infections. Third Edition 1997.

Patterson J Isolation of Patients With Communicable Diseases. C: 86 1319 Mayball C. Hospital Epidemiology and Infection Control. Second Ed. 1999.

Garner J. The Hospital Infection Control Practices Advisory Commite. Guidelin for isolation precautions in Hospitals. Inf. Control Hosp. Epidemiol. 1996.

Lynch P. Rethinking the role of isolation practices in the prevention of nosocomial infections. Ann Interm. Med. 1987.

C.D.C. Guidelins for preventing the transmission of tuberculosis in health - care facilities 1994.

Crossley K. The Long Term Care Committe of the Society for Health care Epidemiology of America. Vancomycin resistant enterococci in long term care facilities. Inf. Control Hosp. Epidemiolog. 1998.

Saulmier F. Assessing Excess Nurse Work Load Generated by Multiresistant Nosocomial Bacteria in Intervensin Care. V 22 Nº 5 May 2001.

Karin E. Desinfection of Hospital Rooms Contaminated with Vancomycin resistant

Enterococcus faecium. Infection Control and Hospital Epidemiology. April 1998

Palmer S. Infection Control Publishing 1996.

Soule B. Infecciones y Práctica de Enfermería. Prevención y Control. Mosby ed 1º 1996